martes, 10 de junio de 2008

"LA MACETA SOBRE EL TEJADO"

"Donde no se conserva piadosamente
la herencia de lo pasado, pobre o rica, grande
o pequeña, no esperemos que brote un pensamiento
original ni una idea dominadora. Un pueblo nuevo
puede improvisarlo todo menos la cultura
intelectual. Un pueblo viejo no puede renunciar a la
suya sin extinguir la parte más noble de su vida
y caer en una segunda infancia, muy próxima
a la imbecilidad senil."
Menendez y Pelayo.

Todas las cosas suceden por una razón, el hecho que nos conduce, o LES CONDUCE a aquellos que tienen nuestras vidas en sus manos, a cambiar de nombre una calle, un nombre de persona, un hecho de la historia... implica el DESEO de intentar OLVIDAR un trazo de la historia que o bien les vergüenza, o alomejor les parece que fue tan superior que no se ven en otra alternativa para parecer mejores que hacerlo.
En 1917 el arquitecto Luis Sainz de los Terreros, dio por finalizada la obra de los tres castillos de los marqueses de Valderas. Tres maravillosos castillos de estilo sajón que dotarían para siempre a esta tierra del orgullo de poseer en estos tiempos este tipo de edificaciones que no tienen la suerte de poseerse en muchos kilómetros a la redonda.
No solo eso, estos castillos y sus dueños impulsaron la creación del Barrio de San José de Valderas, situándose como los grandes testigos de su fundación y de la expansión de nuestra ciudad.
También cuenta la historia que los marqueses daban donativos a las familias más necesitadas, hacían regalos cada vez que había una boda, y fueron los que subvencionaron también los primeros equipos de fútbol de Alcorcón y las primeras escuelas.
En 1918 se trajo a nuestra ciudad por primera vez la instalación electrica, financiada por el marqués que fue nombrado entonces "hijo adoptivo de Alcorcón y alcalde honorario perpetuo"
La influencia y la gran ayuda de esta familia fue quizás de lo más importante que se ha dado en nuestra historia como pueblo para que HOY pudieramos vivir aquí.
El único recuerdo que queda de nuestra historia son los dos castillos que se salvaron, y su nombre.
Y me pregunto yo ¿por qué el otro día recibí en mi buzón un papelito donde se denominaba el parque de los castillos como el "Parque de la cultura" con una foto del Creaa? Ya es suficiente, pienso yo, el hecho de que convirtieran el parque en explanada, que dijeran que en él no había cultura cuando teníamos dentro de el estas dos joyas de la historia a las que hoy un alcalde prepotente les quiere restar el protagonismo.
Ya se le veía venir.
Lo primero que hizo cuando entró en este poder, fué cambiar el nombre de la calle Joaquin Vislumbrales, hace poco borró todo nombre de origen franquista (y nos dotó de una "plaza de la República" y un "parque de la República") y ahora nos hecha unos folletitos donde el Creaa, que parece que será una nueva Capilla Sixtina, convierte automáticamente el parque en un "Parque de la cultura".


Pues mire usted SR. de los ladrillos, hace poco nos llamaba a todos los que estabamos en contra "incultos" (de incultura) y parece que ha puesto usted el nombre con un poco de recochineo ¿no?
Puede usted hacer las mil maravillas, si quiere, hasta puede hacerse con una enorme goma de borrar para quitarnos los recuerdos de nuestra historia y que solo le tengamos en mente a usted y a sus barbaridades... pero la historia por mucho que las cosas cambien ahora o por mucho que los nombrecitos bailen, está ahí y lo único que usted pintará en ella, es una enorme mancha negra.
Dejese de historias ya, que el parque del que hablan, esta debajo de todos sus ladrillos y quebranta todas las leyes de la naturaleza (nuevo concepto de parque: macetas sobre tejados) y la cultura...
la cultura es esa que están borrando para hacernos participes de esta nueva República de Alcorcón.

Este es el "parque de la cultura" del que habla ¿donde está el parque?
¿donde queda el castillo? ¿¿¿donde está la cultura???


5 comentarios:

De Alcorcón. dijo...

Genial la exposicion y el relato.
plas plas plas plas

El Bastión dijo...

Muy buena exposición de lo que representa la tradición y la historia de una gran ciudad gobernada por un nefasto alcalde. Cualquier tiempo pasado fue mejor.
Que lástima.

Anónimo dijo...

me quito el sombrero

Anónimo dijo...

Muy bonito..yo le llamaria "el parque de la verguenza",de la verguenza de un pueblo anestesiado que no supo impedir esta chaladura a manos de su patetico alcalde .AD

Anónimo dijo...

Ante todo felicitar la manera en que has expuesto el destrozo que han conseguido porque no se le puede definir de otra manera y por ultimo decir que deberia estar prohibido destruir de esa manera una zona verde tan bonita como era el parque de los castillos en el cual todo hay que decirlo quedaban unas fotos preciosas para las parejas de recien casados. Este alcalde no sabe lo que hace podia haber hecho eso en cualquier otro lado del municipio como en el paque de la republica que para eso es nuevo y no que ha destrozado un parque que no necesitaba cultura ninguna ya que con los castillos tenia mas cultura e historia que cualquier otro parque en Alcorcón. Ya se podia haber preocupado un poco más por las viviendas de proteción oficial o de la educación publica de los niños de 0 a 3 años en vez de hacer el tonto queriendo cambiar parques que no necesitan ningun cambio. Nada mas me queda por decir una cosa... ALCALDE RETIRATE PORQUE NO SABES NI LO QUE HACES!!! porque ni un niño de los de 0 a 3 que tienen que pagar sus padres un dineral en guarderias privadas no seria capaz de hacer ese crimen...